paloma-fernàndez-gomà-440x425

Paloma Fernández Gomá (Madrid, 1953, residente en Algeciras desde mediados de los años 60)

                     Se desploma la noche, cuando el viento ulula

                     entre hoces invisibles y un vértigo antiguo crece

                     al ritmo del tiempo,

                     escalando el muro de los equinoccios,

                     hasta desplomarse en el índice extremo que abre la llaga.

                     En lejanía oscilan péndulos, amortiguando

                     el intenso pulso de los sentidos

                     hasta depositar su rastro de umbelas en el origen del agua.

                     La grama duerme su estertor en la periferia del barro,

                    inoculando el arbitrario rumbo de sextantes.

                    Desasistidas las palabras han incubado

                    el ardor extremo de su herencia

                    en  los leños que se consumen…

Te ayudaremos

¿Qué estás buscando?