Encarna León . Melilla, 2014

ENCARNA LEÓN

De regreso al pueblo

la noche ha caído

con su manto de estrellas.

La luna es tan redonda,

tan grande, tan cercana

a nosotros que Platero

se asusta, y aligera su trote

huyendo temeroso.

La humedad nos envuelve

en un escalofrío de niebla.

En el río, siempre amigo,

riela entre sus aguas

aquel hermoso astro

cada vez más inmenso.

Platero echa un pulso

al miedo insolidario

y cruza diligente.

Allí está la luna redonda,

luminosa, entra en el arroyo,

pisa la luna y la hace pedazos,

y huye cuesta arriba

anhelando su establo

para dormir el miedo.

de Fue en Moguer. Una recreación de Platero y yo, 2014

Te ayudaremos

¿Qué estás buscando?